CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 22

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 21

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 20

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 19

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 18

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 17

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 16

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 15

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 14

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 13

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 12

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 11

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 10

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 9

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 8

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 7

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 6

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 5

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 4

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 3

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 2

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 1

MEMORIAL: La Carne de Burro no es transparente (Parte II)

El Burro y su cotarro político

Por: Deison Luis Dimas Hoyos*.| 27 de Agosto de 2015

“El analfabeto político es tan burro que se enorgullece y ensancha el pecho diciendo que odia la política. No sabe que de su ignorancia política nace la prostituta, el menor abandonado y el peor de todos los bandidos que es el político corrupto, mequetrefe y lacayo de las empresas nacionales y multinacionales”. Bertolt Brecht- Dramaturgo y Poeta Alemán-

En la primera parte de este memorial se mostró la mala fama endilgada a la categorización de burro en una sociedad, esto a pesar de ser una palabra muy coloquial y distinguida en el ámbito de las expresiones sociolingüísticas, y además, de la importancia del animal en el desarrollo rural y del transporte de carga en la historia del mundo. Burro lo asocian con torpe, triste, poco inteligente, terco, etc. Esta situación es muy típica en el reino animal, pues la humanidad se ha encargado de metaforizar las acciones del ser humano con el actuar o parecer de algunos animales, en la mayor parte de los casos, con ejemplos perversos y estigmatizados, por ejemplo:

La rata con el ladrón; el sapo con el metiche; la abeja con el avispado;

el perro con el mujeriego; la zorra con la amante; el lagarto con el pícaro

y el delfín con el hijo de un político.

Hablando de esto último, como bien se sabe, por estos días el cotarro político en toda Colombia esta alborotado. Las elecciones municipales se acercan y solo se siente en el ambiente un afán de poder, reelección, trashumancia de votantes, saludos vallenatos, cajas de huevo, compra de votos, becas para estudio, fajos de billete, botellas de ron y wiski, pasquines, agresiones verbales, en fin, en fin. La gente arenga, la gente se emborracha, la gente vota, y la gente, haciendo alarde de su existir en este mundo de momentos y en esta frágil democracia, se olvida de los muchos problemas que a diario los aquejan: que la fila en la EPS, que me cortaron la luz, que no viene el agua hace ocho días, que no tengo con qué comer, que me robaron, que ahí viene el cobra-diario, que… nada.  

El burro y la burra, animales protagonistas en este memorial, no son ajenos a este ambiente político. Aunque este animal hoy en día no hace parte de ningún partido, particularmente creo que ha sido uno de los mentores del movimiento de los emputados e indignados, pero no de los falsos indignados de las redes sociales, si no de los emputados de verdá verdad, mucho más con lo que están haciendo ahora con él. En la guajira, lugar donde habita las mayor cantidad de burros en Colombia (cifras DANE), en el municipio de Albania estos animales están siendo maltratados y pintados para hacer publicidad política ¿Qué más indignante que eso?

Imágenes: Caricatura de Turcios & Burros pintados en La Guajira en Twiter

Según Pericot (2007), el objetivo básico de los partidos durante la campaña electoral es la persuasión del electorado, esto es, conseguir con sus discursos que el mayor número posible de votantes se decida por una determinada opción política en detrimento de las demás. Sin embargo, acá todo es recocha y vagabundería, no habéis discursos, no habéis programas, no habéis propuestas, solo caravanas de burros pintados. Yo diría que es el primer aviso para el pueblo: primero le pintan el lomo al burro y luego le pintan la cara a la gente, al sonar de aquel vallenato de Mateo Torres, en la voz de Silvio Brito: ♫♪solo promesas, solo promesas, solo promesas, te volviste al fin♪♪

Pero bueno, la relación del burro y la política es una cuestión de vieja data y muy seria. En los Estados Unidos de América, el partido Demócrata del actual presidente Obama desde 1.828 tiene como símbolo un burro. Cuenta la historia que por esa época al candidato presidencial Andrew Jackson le decían burro -“Jackass”- por su poca inteligencia; pero el man a sabiendas de lo que era en realidad un burro, trabajador y humilde, aprovechó la cosa, tomó el burro como símbolo de su campaña, y adivinen que: fue presidente de los Estados Unidos de América.  

Siglos después, en un reconocido municipio de Colombia se quiso evocar y enaltecer ese matrimonio entre el burro y el partido Demócrata. En Turbaco Bolívar, un ex–alcalde y hoy congresista se le dio por encartar al mismísimo presidente Obama con un burro de nombre Demo. No conozco detalles del suceso, pero Obama nunca conoció Turbaco y Demo no cumplió su sueño americano, y la verdad, no se sabe si por falta de visa o por exceso de burros en gringolandia.

Foto: EFE

El burro en una campaña política por lo general aparece como insulto o ridiculización al opositor de turno. Sin embargo, por aquellas cosas de la política, desde Jackass, estos burros siempre han ganado las elecciones, por ejemplo, Maburro en Venezuela y Peña Nieto en México, dos presidentes burros, pero en últimas presidentes. La vaina como que les da suerte.

Imagen: Peña Nieto, en diario Toluca Noticias. Maburro en twitter.

La crítica, la sátira y los insultos son el común denominador en la relación burro-política. De expresiones memorables, me acuerdo de una con bastante arraigo revolucionario:

En 2006 esto le dijo el hoy fallecido presidente venezolano Hugo Chávez a Bush hijo: “Te metiste conmigo pajarito. Tú no sabes mucho de historia (...) Eres un ignorante, mister Danger, eres un burro. O para decírtelo en mi mal inglés, en mi ‘bad english, you are a donkey Mr. Danger’. Cobarde, asesino, genocida, eres un alcóholico mister Danger, eres de lo peor”.

Ahora bien, no todo es insulto, también existen procesos democráticos de participación de cara al pueblo y con el pueblo. En 2013, cuenta la historia que en nuestro vecino Ecuador, un grupo de jóvenes intentó inscribir como candidato un burro a la Asamblea. A Don Burro, a pesar de llevar corbata, como cualquier otro político serio, se le negó la inscripción. Pero no todo acabó allí, quedó haciendo oposición en el twitter, con su usuario @DonBurroReal.

Imagen: twitter

En el escenario actual, si el burro fuera político le quedaría muy difícil hacer una campaña política, y no por falta de plata, sino porque sus ideas va más allá de cumplir las normas. Imagínense, un burro necesitando de los postes de luz de los pueblos para rascarse sus costillas, y estos postes sucios con los carteles políticos, si se rasca, los arranca, por un lado los limpia, por otro, el reproche airado de los fanáticos y seguidores que ven en un poste de luz un votante más. Ahora, si el burro llegase a ser alcalde, tendría en un procurador, como el de ahora, su más acérrimo opositor, lo inhabilitaría de una, simplemente porque el “el alcalde se la fumo verde”.

Caricatura: VALDEZ. En http://www.paginapopular.net/el-analfabeto-politico-argentino/

Una cosa si queda clara, los burros no pueden hacer política y los políticos no pueden vivir sin los burros. De hecho, hasta el momento la ciencia política no ha podido establecer la afiliación política del burro ni de otros animales. Dicen por ahí, que el primer animal político no fue el burro si no, la serpiente, la misma que convenció a Adán de comer la manzana y éste a su paso a Eva, luego todo se despelotó. Así actúan algunos políticos, le compran el voto a un miembro de la familia y de paso acaparan los votos de toda familia, así logran el tan anhelado poder.

La cosa política del burro aquí culmina, pero la bulla de las elecciones recién empieza. Yo sigo convencido que si el burro es un indignado social, tiene mayor figuración protestando y liderando un movimiento cívico, esto lo veremos mejor en la siguiente entrega de este memorial.

Referencias: 

Pericot, J; Capdevilla Gómez, A; Pintor Iranzo, I. (2007). Las estrategias persuasivas en la campaña electoral de las elecciones al Parlament de Catalunya de 2003. En, Actas del VII congreso español de Ciencia Política y de la Administración (AECPA): democracia y buen gobierno, Madrid, 21-23 de septiembre de 2005. ISBN-1350

*Deison Dimas es economísta de Sampués Sucre.  Coordinador de investigaciones de CEPSCA y del ODCCaribe 

 

Comentarios  

+1 #2 DEISON LUIS DIMAS HO 28-08-2015 13:40
Gracias Juancho, si el tema de las fabulas , la religión, la literatura, la música y su relación con el burro y la burra vendrán publicados mas adelante, y claro, el poema de Raul hará parte cuando se trate el tema de la doña doña, Maria Casquito. Saludos compadre.
+1 #1 juandavid 28-08-2015 01:40
La fabulización hace parte del desarrollo del lenguaje en las sociedades. Las tribus indígenas transfieren sus conocimientos a través de historias en las que los animales adquieren características y cualidades humanas. Spn recursos con los que el ser humano cumple con su necesidad de hacerse entender.
El burro es producto de esa fabulización, de la que ha salido mal parqueado: bruto, cargador de bultos y abasallado. Tal vez en lo único que se le favorece sea en los cuentos y chistes populares en relación con el tamaño de su miembro viril.

Le dejo un poema del poeta cartagenero:

TE QUIERO BURRITA

Porque no hablas
ni te quejas
ni pides plata
ni lloras
ni me quitas un lugar en la hamaca
ni te enterneces
ni suspiras cuando me vengo
ni te frunces
ni me agarras
Te quiero
ahí sola
como yo
sin pretender estar conmigo
compartiendo tu crica
con mis amigos
sin hacerme quedar mal con ellos
y sin pedirme un beso
(Raúl Gómez Jattin)

Compadre, felicitaciones por su escrito.

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Formulario de Acceso

Redes Sociales

Asociados

Contador Visitas

Scroll to top