CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 22

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 21

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 20

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 19

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 18

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 17

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 16

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 15

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 14

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 13

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 12

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 11

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 10

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 9

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 8

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 7

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 6

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 5

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 4

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 3

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 2

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 1

MEMORIAL: La Carne de Burro No es Transparente (Parte IV)

Las fiestas del amigo fiel

Por: Deison Luis Dimas Hoyos.| 10 de Marzo de 2016

Dicen que el perro es el mejor amigo del hombre ¡puede ser así! Sin embargo, en mi humilde opinión, el burro (a) es el mejor amigo del hombre, ha estado con él desde mucho  tiempo y en muchos escenarios históricos de la vida.

Dicen por ahí que el burro y la burra galopan al compás de sus cascos desde épocas milenarias, e innegablemente a su acostillar siempre ha estado el ser humano; ya sea usándolo como medio de transporte, de carga, o incluso como alimento. Según el portal Wikipedia los ancestros africanos del burro fueron domesticados por primera vez a principios del V milenio A.C, y desde allí fueron utilizados por el hombre como animales de carga y cabalgadura.

Algunos momentos bíblicos dan fe de esa unión inseparable del ser humano y el burro/a, pues al principio de los tiempos al ser humano se le atribuyó el poder señorial sobre sus bestias (Génesis, 1: 24). En el Corán, libro sagrado de los musulmanes, se estampilló la función de estas en la sociedad: “De las bestias, unas sirven de carga y otras con fines textiles. ¡Comed de lo que Alá os ha proveído y no sigáis los pasos del Demonio!  (Capítulo 6. Al-Anam). 

Esta relación se mantuvo en las malas y en las buenas, de hecho, Sansón, el de la melena, derrotó a mil filisteos con una quijada fresca de burro. Tanto en el Cristianismo como en el Islamismo el burro se convirtió en el icono de grandes celebraciones religiosas de trascendencia histórica. En la primera, el arribo de Jesús en burro a Jerusalén loado con palmeras marcó lo que hoy es el ‘Domingo de Ramos’. Por su parte, para los musulmanes, el ascenso de Mahoma en un animal mitad burro mitad mula, repercutió en la celebración del Isra o Viaje Nocturno, que se conmemora anualmente todos los 29 del mes de junio.

Imagen: José María y Jesús,  De Google

Imagen: El Isra. De Google

El burro es un ser mitológico, pues es protagonista central dentro de las acepciones mitológicas griegas y romanas. Los griegos asociaron al burro al dios Dionisio y los romanos lo consagraron a Príapo. En la creencia romana, Príapo solía presentarse como el símbolo de la fuerza fecundadora (el macho alfa). Cuenta la historia que en el banquete de Sileno (que montaba en Burro), Lotis quedó ebria y Príapo intentó violarla, pero contó con tan mala suerte, pues uno de los burros presentes despertó a Lotis. Ella rechazó a su cuasi-violador y fue transformada en flor de Loto. El burro fue asesinado por ‘s...’. Este hecho, en las poblaciones que adoraban a Príapo, se tradujo en celebraciones con sacrificios de burros por muchos años.[1]

Príapo fue hijo de Dionisio (Baco en mitología romana). El dios del vino en muchas representaciones solía montar en burro al encuentro con la pasión; cualquier parecido a la representación de Jesús y Mahoma en las otras creencias ya expuestas, es pura coincidencia.

“Hestia, la diosa del hogar, hija de Cronos y Rea, y tía de Dionisio, no conoció nunca la pasión, quedó por siempre virgen y su símbolo fue el asno”

Ver cabalgando en un burro a Jesucristo, Mahoma y Dionisio, marcaron una tendencia señorial, que otros personajes, entre ellos reyes y conquistadores, emularon más adelante. Además, se sospecha por ahí, que en la época de antiguos faraones egipcios el burro y no el caballo era el principal medio de transporte.

Las escenas de Jesús, Mahoma y Dionisio en un burro o burra, marcaron lo que hoy representa el animal para muchos festines populares en muchas partes del mundo. Desde la época medieval en Francia se celebró por muchos años La Fiesta del Asno, que conmemoró en la figura del burro el animal que transportó a lomo la sagrada familia tras el nacimiento de Jesús. Aunque esta tradición perdió vigencia, hoy en día otras fiestas destacan la importancia del animal y engrandecen su legado histórico.

Imagen: De twitter

Homenajear al burro es una tradición globalizada. El primero de mayo se realiza la Feria Nacional del Burro de Otumba (zona nororiente del Estado de México). En esta región, el animal es un símbolo de identidad y motivo de orgullo para sus habitantes. Allí se realizan juegos de polo en burros, el mejor disfraz y la carrera de jumentos.

Hablando de carreras, en Piura Perú, Puerto Limón Santo Domingo, en Gordexola España, y Tovar en Mérida Venezuela, también se realizan tradicionalmente competencias de burros, que de igual forma premian a los burros más rápidos de las zonas.

“En Argentina, en Capayán se realizó a inicio del 2015 el tercer Rally de Burros en honor a San Roque. De igual forma, en Mina Clavero, provincia de Córdoba, se realizará en este año el décimo mundial rally de burros como homenaje a su labor” 

De todas las celebraciones hay una de gran particularidad. En el barrio Santana de Mijas Pueblo (Málaga, España), en la plaza de los Siete Caños, a finales de diciembre se realiza a las cinco de la tarde la gran burrada del día. En la plaza los ciudadanos compran unos lugares como especie de parcela, un burro o burra sale al ruedo y después de dar vueltas y vueltas sobre la plaza, hace sus necesidades fisiológicas, y allí donde hace la gracia, el lugar o parcela se gana mil euros.

En el plano local, en San Antero, municipio costanero de Córdoba, Colombia, se celebra en Semana Santa el tradicional Festival Nacional del Burro, cuyos orígenes se remontan a la representación religiosa de Judas Iscariote montado en un burro, paseando por todo el pueblo y luego quemado en la hoguera. Con el tiempo, este ritual se transformó en un evento cultural que hoy en día resalta la importancia del animal en la labor campesina y una festividad que premia a las mejores burras y pollinos, corona al rey y la reina de los burros y premia a los mejores imitadores del burro.

 Foto: El Burro Chikunguña. Archivo particular de eltiempo.com

En la versión número 27° de 2014 el ganador del mejor disfraz fue “el burro inquisidor”, la mismísima representación del procurador de la República, Alejandro Ordoñez, al galope de sus despóticas acciones y al rebuzne de sus sesgadas intervenciones político-religiosas. En 2015, el ganador fue El burro Chikunguña inspirado en el virus transmitido por un mosquito.

“Recordemos: En 1995 en el festival del Burro de San Antero, todo indicaba que la reina de burras seria “Yesica La Mariposa”. No obstante, la tal no era tal sino un tales. Es decir, era un burro, por tanto fue descalificada ¡Escandalo¡ Como consolación, al burro se le premió con el segundo lugar del rey de los burros, llamándolo “El Mariposón” 

Para esta versión ya percibo algunos disfraces entre la baraja de favoritos: El Zika-burro; el fenómeno del niño-burro; el burro-isagen ósea el burro mal vendido en temporada de sequía; el abrazo del burridiente; los 12 burro-apóstoles; el narco-burro chapón, y el favorito, la comunidad del burrillo.

En Colombia, éste no es el único festival en honor al burro. En el municipio de Moniquirá, Boyacá, se realiza a finales de junio el Concurso Regional del Burro, donde año a año burros de distintas regiones se dan lugar en la burralgata, el concurso de disfraces y la tradicional carrera de burros, espectáculo central de esta festividad.

     Carrera de burros en Moniquirá, año 2013. Fotografía tomada del Facebook: Fotografía Viajera.

Fiestas y burros por todo lado, un aspecto más para resaltar la importancia de este animal en nuestras vidas, en la actualidad hay graves denuncias sobre matanzas de burros en el país, y no por adoración a Príapo; estas denuncias las abordaremos en la siguiente entrega.

Notas: 

[1] http://es.wikipedia.org/wiki/Pr%C3%ADapo

*Economista de Sampués Sucre y coordinador de investigaciones de CEPSCA

Otras entregas de este memorial:

Parte 1: El Burro, la jerga y algo más

Parte 2: El Burro y su cotarro político

Parte 3: El Burro y  el arte musical

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Formulario de Acceso

Redes Sociales

Asociados

Contador Visitas

Scroll to top