CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 22

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 21

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 20

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 19

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 18

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 17

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 16

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 15

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 14

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 13

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 12

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 11

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 10

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 9

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 8

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 7

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 6

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 5

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 4

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 3

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 2

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 1

 MEMORIAL: La carne de burro no es transparente (Parte VII)

De medio de transporte a medio de consumo    阿胶

Por: Deison Luis Dimas Hoyos*.| 10 de abril de 2017

Alguna vez alguien muy cercano me preguntó ¿oye si tú estudiaste economía por qué escribes sobre el burro y esas cosas que no tienen nada que ver con la economía? Pensé en contarle un vasto discurso de economía política y su relación con la vida, pero mejor decidí explicarlo todo en esta séptima parte del memorial dedicado a la vida y obra del burro y la burra.

El Burro y el Desarrollo

El papel de los animales en las economías capitalistas modernas según el profesor Joaquín Valdivieso, titular del área de filosofía moral de la Universidad de las Islas Baleares es el siguiente: a) reemplazar o aumentar el trabajo humano; b) Satisfacer necesidades orgánicas o corporales humanas (alimento y experimentación, por ejemplo), c) fuente de entretenimiento; d) usos “edificantes” en la divulgación científica; e) explotación comercial; f) mantenimiento coercitivo del orden; g) uso doméstico funcional y distintivo;  h) roles simbólicos y emotivos domésticos; i) usos simbólicos y estético “silvestre” no doméstico.

Estas generalidades fácilmente aplican tanto al burro como a la burra, así como a otros animales de carga. Sin embargo, hoy en día, en vista de los acontecimientos, el rol social/humano del burro (a) está definido en tres grandes categorías:

  1. Los burros son fuente de entretenimiento cultural: festival del burro en San Antero Córdoba; carreras de burros en Zambrano en Bolívar, Monguí en La Guajira y en Moniquirá Boyacá. El burro es usado como caricatura política, expresión para refranes, arte, cine, inspiración musical, etc.

 

  1. Los burros son funcionales para el transporte y la producción económica dentro de las comunidades rurales más aisladas del país.

 

  1. (la que preocupa)- El burro es usado para satisfacer necesidades de alimento y su piel es explotada comercialmente amenazando su existencia.

Los aspectos del ítem uno han sido profundizados en las seis primeras partes de este memorial; por ende, en esta parte se analizará cómo el burro en sus relaciones sociales pasó de ser un medio de transporte a un medio de consumo en nuestro país.

El burro como medio de transporte

En Colombia existen disparidades regionales producto de la desigualdad social, relaciones locales de poder, corrupción, entre muchos otros aspectos. Un claro ejemplo sucede con los debates que se generan alrededor de los medios de transporte. Mientras en las grandes ciudades el debate es -metro o buses articulados-; en las ciudades intermedias es -mototaxismo o buses-; en las zonas rurales y más apartadas del país, se debate si burro o barro.

Para empezar, en las grandes ciudades los burros son estructuras de 4 patas que tienen como rol ordenar el parqueo de automóviles en las calles o andenes peatonales. Ya esto es un modelo que se ha replicado como perchero para colgar ropa, ustedes juzguen:

Fuente: Google

En otras ciudades del país, todavía circulan vehículos de tracción animal que utilizan burros y caballos, negando las disposiciones legales que prohíben el maltrato animal y la sustitución de estos vehículos (769 de 2002 y la 1774 de 2016). En Cartagena, recientemente causó indignación un video donde se maltrata a un burro con una carreta con sobrepeso.

Fuente: Universal 28 de marzo de 2017

En la otra esfera, pueblos y municipios, el burro es el principal medio de transporte utilizado por los campesinos para el transporte de sus cosechas, gracias a que el burro tiene mayor facilidad de tránsito en las vías rurales. Es importante mencionar que el modelo de desarrollo vial de nuestro país está sesgadamente dedicado la construcción de autopistas 4G con peajes, con muy poca atención monetaria para las vías terciarias y rurales. De hecho, cuando arrecia el invierno, surge el lodazal y el barro, se hace muy difícil movilizarse a las cabeceras urbanas y transportar las cosechas, sin embargo, el burro es el animal que cobra mayor funcionalidad en estas situaciones, la salvación para la movilidad y vitalidad rural.

En otros lugares el burro es usado como transporte escolar. En 2008 en el municipio de Ovejas Sucre la administración municipal donó 15 burros como transporte para el Centro Educativo El Palmar, con el fin de disminuir la deserción escolar de un sinnúmero de estudiantes que residían a tres horas de la institución. Así mismo, en 2016, 26 burros fueron donados  a familias campesinas del departamento de Arauca, con los mismos fines de movilidad escolar.

En otros casos el burro es el testigo fiel de subdesarrollo regional. En las zonas rurales que no cuentan con acueducto y agua potable, el burro es usado como transporte de carga para abastecer de agua a estas comunidades.

Fuente:  laflecha, 13 de marzo de 2017

En resumen, tenemos una gran importancia del burro en la sociedad rural, más cuando arrecian los efectos del cambio climático, pues es servíl en el invierno, así como en la sequía; y es muy servíl para solventar las dejadeces del Estado.

El burro como medio de consumo

Antes, hablar del burro como medio de consumo era remitirnos a las bondades de su leche o de su carne, e incluso de su ‘cagajón’. La leche es conocida por sus componentes dermatológicos, antioxidantes y regeneradoras de la piel que se derivan de su alto contenido en ácidos grasos y vitaminas A, B1, B2, B6, C, D y E (existen los jabones de leche de burra).

Respecto a la carne, esta contiene 40% de proteínas y no contiene grasa; muchos países la consumen como un manjar, el caso más conocido es en el norte de China y en México. En otros países, como el nuestro, comen carne de burro pero nunca lo llegan a saber, solo sospechan.

Y qué decir del cagajón del burro (estiércol), un tradicional abono orgánico usado antes por nuestros ancestros y campesinos, y que gracias a la revolución química de los fertilizantes, a la que bautizaron como revolución ‘verde’, fue desplazado poco a poco de nuestras parcelas y fincas.

Hoy en día hablar del burro como medio de consumo es remitirnos a su piel. Hace unas décadas, hablar de la piel de burro era hablar de la película musical francesa “Peau d'âne”, donde la piel de burro fue el refugio de una princesa que no quería casarse con su padre y huye bajo esa apariencia a trabajar a otro reino. Por otra parte, en el ámbito de la burla, decirle a alguien ‘pelo e’ burra’ es resaltar enormemente las canas de una persona adulta mayor.

Fuente: Elheraldo 29 de marzo2017

La realidad de la piel de burro trasciende el arte y la burla, y resulta muy preocupante, pues se asocia a un negocio que está acabando con la existencia mundial y local del animal. Según la organización Donkey Sanctuary (2017), en los dos últimos años, ha surgido un emergente comercio de pieles de asnos, que moviliza una cantidad de 1,8 millones de pieles al año. La demanda mundial se estima en 4 millones de pieles, mientras que algunas fuentes indican un pico de demanda en China de hasta diez millones de pieles anuales. (pág. 6)

China no solo está comprando futbolistas de renombre por todo el mundo, también está demandando muchos burros. En la gran potencia asiática, al hervir la piel del animal extraen una gelatina que sirve como materia prima para elaborar el Ejiao (Colla Corii Asini o 阿胶), un producto al cual se le atribuyen muchas bondades medicinales y místicas, entre ellas, evitar el insomnio, el mareo, la menstruación irregular, la anemia, la mala circulación sanguínea; además, dicen que sirve para no envejecer y para despertar el apetito sexual.

Con tanta publicidad, no es de sorprendernos si en unos años este producto se esté ofertando en los buses y busetas por nuestra economía del rebusque; pero mientras esperamos que eso no ocurra, nuevamente alertamos de dónde y cómo están engrandeciendo esta industria del Ejiao.

La gran producción de Ejiao ha despertado el espiritu animal de eso que algunos economístas reconocen como capitalismo salvaje, y la víctima es el burro. Según datos oficiales de la FAO, la caída del inventario de burros en China en los últimos 20 años es de 45%, tanto es así que en la actualidad, China ya no es la máxima potencia en burros, cediendo el primer puesto a Etiopía, país que presentó un crecimiento de burros y burras de 90% en los últimos 10 años. Los datos del inventario de ganado asnal mundial muestran que Colombia, con el pasar de los años desciende muchas posiciones a nivel mundial.

Cuadro 1. Inventario mundial de burros y burras 1994-2004- 2014.

Fuente: FAOstat.

Las crónicas de la prensa mundial indican que China produce 5.000 toneladas de Ejiao al año, que para ello necesita  4 millones de pieles, que su país provee solo 1.8 millones de esas pieles y que debido a ese boom, solo le quedan a ese país menos de 5 millones de burros. Respecto a la piel, por cada una se obtiene 1,5 y 2,5 kilos de gelatina materia prima del Ejiao; y según la Asociación de Productores de Eijao en Shandong, en 2010 una piel de burro costaba menos de 500 yuanes -75 euros-, mientras que hoy día sobrepasa los 2.600 yuanes -300 euros-, (Vidal Liy, M. 2016). Esto en pesos colombianos serían unos 908 mil pesos.

Hablar del burro si tiene mucho que ver con la economía. Es más, hasta la misma revista The Economist ya comenzó a hablar del suceso. En un reportaje en su versión en español indica que el burro es la más reciente víctima de la especulación China y se abre paso al mercado de futuros. Según el artículo, comprar y vender un burro en China se ha convertido en un negocio muy lucrativo. El precio del animal se dispara hasta los 1.082 euros la unidad, multiplicándose por cuatro su valor en la última década. La demanda de la piel del animal para productos milagro colapsa el mercado interno y varios países han prohibido las exportaciones al gigante asiático (El Economista.es, 2017)

En materia de comercio mundial estas son las cifras según el portal ITC Trade Map, con fuente UN COMTRADE.

  • En 2016, el comercio mundial de burros (asnos vivos) creció 154% anual. El país que representa el 75% de las importaciones de burros en el mundo es México, con una valoración de 2.413 dólares. Los manitos importaron en 2016 11.990 burros.
  • En 2016, las exportaciones de burros vivos se valoraron en 3.820 dólares a nivel mundial, el país que concentró el 86% de estas exportaciones fue Estados Unidos, con 12.779 burros (as) exportados.
  • Con el comercio de pieles burros es más difícil identificar las cifras con precisión, pues los códigos comerciales engloban muchas pieles y no es posible discriminar por animal. Sin embargo, es importante mencionar que China concentra el 24% de todo el mercado mundial de importaciones de pieles y cueros en el mundo, y compró 2.047.591 toneladas de pieles en 2016, entre ellas, la del burro.
  • Algunas cifras de la agencia del puerto de Qingdao, uno de los más grandes de China, indican que la entrada de piel de burro creció casi 150% entre 2013 y 2015. Pasó de importar 9.32 toneladas a 22.44, donde México, Perú y Egipto fueron los países que lideraban la procedencia. (Vidal Liy, M. 2016).

La cuestión en China va en serio, en la última Conferencia Mundial de Robots 2016 (CMR),que se llevó a cabo en Beijing, uno de los robots presentados en la exhibición fue un robot industrial diseñado para la producción de Ejiao, y que hace todas las fases, hervido, refinado, almacenamiento, transporte, corte y embalaje.

Aunque la magnitud del comercio mundial de pieles no refleja la creciente demanda del mercado chino por la piel de burros, la preocupación en otros países es latente, pues el negocio ha creado unas mafias locales que roban los burros, los asesinan con sevicia, despellejan el cadáver y movilizan la piel a un creciente mercado ilegal.

Hasta ahora las zonas más afectadas son África y Latinoamérica. En África, las denuncias provienen de Sudáfrica, Níger, Botsuana, Zimbabue, Burkina Faso, Etiopia, Ghana y Kenia. Muchos de estos han prohibido la exportación de pieles de burro a China. Según el blog transporte animal, en Ciudad del Cabo, Sudáfrica, en el mes de enero localizaron  un matadero clandestino de burros con 100 cadáveres del animal.  En este país, un burro puede costar entre 200 y 600 rand -entre 15 y 40 euros- pero una piel de burro puede valer hasta 7.000 rands en China -500 euros-. En pesos, un burro en Sudáfrica cuesta como máximo 121 mil pesos, pero la piel en China puede valer hasta $1.514.000.

En Latinoamérica las denuncias más latentes provienen de Perú, Brasil, Venezuela, México y Colombia. En Perú, en 2015 se denunció en la provincia de Huancayo la presencia de mataderos clandestinos de burros, cerca de 300 animales sacrificados por semana. En Perú pagaban 400 soles por cada piel y en China 3.000 yuanes (420,33 Euros). Un dato importante, la Cámara de Comercio de Huancayo desde 2014 llegó a un acuerdo comercial con China para la venta de burros. (Alcántara, H, 2015)

La matanza de burros en el Caribe

En el plano local, según la Encuesta Nacional Agropecuaria del DANE el inventario de asnos en el país pasó de 525.000 en 1995 a 75.071 cabezas en 2015, es decir una disminución del inventario de 86%. Es importante aclarar que en Colombia existe un mercado legal e ilegal de sacrificio de burros y mercado de pieles. Pero ¿cómo garantizar la legalidad de un producto en un mercado rural que carece de trazabilidad?

En Colombia, un informe de la periodista Andrea Ortega, del periódico El Heraldo, muestra la realidad legal. Dice la nota, que según el Instituto Colombiano Agropecuario ICA, durante 2015 salió del país cerca de 180 toneladas de piel de burro hacia China y Hong Kong, y desde enero hasta octubre de 2016 se exportaron 28 toneladas. Estas se dividieron en dos embarques: uno fue por Cartagena con 19.160 kilogramos y el otro salió desde Buenaventura con 8.850 kilogramos. Según la entidad, las actividades de exportación de piel de burro en el país se concentran en tres empresas: Curtidos Leathercol SAS, ubicado en Villapinzón, Cundinamarca (62,5%); Invermax del Caribe S.A.S (32,3%) y Belen Leather S.A.S,  de Paso, Nariño, exporta por Buenaventura y tiene el 4.2% de las exportaciones. Así mismo, hay cuatro plantas autorizadas para el sacrificio de équidos: caballos, mulos, burros; estas son: Procesadora de Carnes Industriales, ubicada en Nariño; planta de beneficio de equinos Villa Rosa, ubicado en Santander; matadero La Rinconada, ubicado en Rionegro, Antioquia, sacrifica 700 équidos mensualmente. Por último está la finca Los Cristales, en Mosquera, Cundinamarca, y sacrifica cerca de 1.440 équidos al mes.

Pero existe otra realidad, “el tráfico ilegal de pieles de burros en el contexto de una economía subterránea e ilegal”.

Hace unos 10 años, cuando me enteré de la compra de burros en mi pueblo (Sampués Sucre) un animal podría costar entre 50 mil y 100 mil pesos. Estos eran embarcados en camiones y el destino era Medellín. En la mayor parte de las zonas rurales el burro fue recobrando en los últimos años una importancia en demasía para el desarrollo rural, de tal modo que ya los campesinos no lo venden. Surgieron así, las bandas de cuatreros, o burreros (roba burros) que perturbaron la tranquilidad de las parcelas.

El dato exacto sobre burros asesinados en el caribe en 2016 es muy difícil de calcular por ser un mercado ilegal y subterráneo. Me atrevo a asegurar que fueron más de 300 burros entre hurtados y asesinados para quitarle y posteriormente vender su piel. A este dato hay que agregar que en noviembre en  el municipio de Sahagún Córdoba se incautaron 760 pieles de burros donde no se pudo demostrar su procedencia. Sumados estos dos datos, estaríamos estimando una población de burros asesinados en la región Caribe de manera ilegal de alrededor de1.000 burros  y burras y hasta más. Veamos los casos:

Sucre

En el departamento de Sucre fueron asesinados 63 burros, donde sus cadáveres aparecieron sin piel. Los municipios más afectados fueron las zonas rurales de Los Palmitos, San Onofre, Betulia, Toluviejo, Corozal, Sincelejo y Buenavista. Además, gracias a las acciones del grupo de delitos ambientales de la policía Nacional, se incautaron más de 80 burros movilizados en camiones por las vías troncales e intermunicipales del departamento.

Bolivar

El 23 de julio de 2016, según el líder social Ciro Canoles de La Asociación de Campesinos de la Alta Montaña, serían más de 50 los burros muertos por desconocidos para robarles el cuero en la zona rural de El Carmen de Bolívar. Las zonas veredales más afectadas fueron Caracolicito, Santa Helena, Altamira y Piedra Azul. También hubo denuncias de burros desaparecidos en las zonas rurales de Turbaco (Cañaveral), Hatillo Loba (Juana Sanchez) y Magangué en la zona de Tacasaluma y el corregimiento de La Pascuala.

Así mismo hubo incautaciones de camiones que transportaban burros en el Sector 28  y Gambotico del municipio de El Carmen de Bolivar.

Córdoba

En este departamento desde 2010 vienen desapareciendo burros en las zonas rurales. En 2014, fue capturado un señor apodado Lucho Burro, que robaba burros y posteriormente los vendía a Medellín y Bogotá  cno destino carne. En 2016, fueron más de 20 burros (as) los desaparecidos y asesinados por su piel, siendo los municipios más afectados Sahagún, Ciénaga de Oro, San Andres de Sotavento, Montería y Cereté.

Magdalena

Fueron más de 20 burros los estimados como desaparecidos y asesinados. Los sectores más afectados fueron Santa Rosa de Lima en Fundación y los corregimientos de Cerro Grande, Zarate  y El Bajo en el municipio de Plato.

Atlántico

Las denuncias sobre desapariciones y asesinatos de burros en este departamento sucedieron a inicio y finales de año. En enero se reportó la matanza de 28 burros en los municipios de Candelaria, Usiacurí y Sabanalarga. En Agosto, asesinaron 7 burros en Piojó, y en diciembre desmantelaron un matadero ilegal de carne de burro en el barrio El Rebolo en la ciudad de Barranquilla.

En 2017, se hizo la primera denuncia de robo y asesinato de burros en el departamento. Tres burros de la finca Cielo Roto en el municipio de Luruaco fueron asesinados. Según el denunciante, más de 200 burros han sido robados y asesinados en los corregimientos de Santa cruz, Palmar de candelaria, Pendales, San Juan de Tocagua y Arroyo de piedra.

La Guajira

En mi concepto, es el departamento más afectado por el comercio ilegal de pieles de burros en el Caribe. El tráfico ilegal y robo de burros se localiza en la Alta Guajira entre Colombia y Venezuela. Son muchos los casos reportados y la cifra es incalculable.

Según la crónica de Hilario Chacín, para el portal web Wayuunaiki, se pudo constatar que en varios lugares de la Alta Guajira existe un tráfico trasnacional de burros y sus pieles, personas compradores de las pieles, que son propietarios de tiendas, bodegas, y otros compradores provenientes varios municipios de Colombia. Los dueños de esas tiendas en La Guajira compran el cuero del animal por 120 mil pesos, luego son llevados a distintas zonas de Colombia a un precio que oscila entre 300 y 700 mil pesos, mientras que en Medellín el costo es más elevado, y de allí iría para la exportación a varios países de Europa en monedas extranjeras.

Los municipios guajiros en Colombia más afectados son hasta la fecha Uribía, Albania, Riohacha, Maicao, Manaure, La Jagua del Pilar y San Juan del Cesar.

Cesar

El tráfico ilegal y la matanza de burros en este departamento comenzaron a finales de 2016. Recientemente es la zona del Caribe más afectada por estas mafias que roban burros para quitarles su piel. En este año son más de 50 burros asesinados, siendo la zona rural de Valledupar una de las más afectadas, en especial los corregimientos de Patillal, Atanquez, La Mina y Rio Seco.

Así mismo, se han presentado denuncias de desapariciones de burros en el municipio de Astrea. A propósito de este municipio, según un reportaje del periodista Jorge Laporte Restrepo, un burro en el departamento puede llegar costar alrededor de 400 mil pesos. Según el reporte hay una finca en zona rural de este municipio que alberga a más de 1.000 burros, que fueron comprados por ese valor a campesinos de la zona; como hipótesis inicial, estos animales próximamente serán trasladados a Bucaramanga para ser sacrificados por su piel. Piel que irá a la China.

ADENDA

  • El día 09 de abril se dio inicio al Festival Nacional del Burro en San Antero, Córdoba, un espacio y un motivo para visitar y conocer esta hermosa y autóctona tradición cultural.el festival termina el 16 de abril, visite nuestra tierra burrera.
  • Desde El Centro de Estudios Polìticos y Socioculturales del Caribe CEPSCA, reiteramos el llamado a las autoridades de todas las instancias, prestar más atención a lo que está pasando con la vida del burro, pues Colombia y en especial el Caribe es el animal más representativo de nuestra idiosincrasia y originalidad.

Referencias

Alcántara, H. (16 de junio de 2015). Piel de burro se trafica de Junín hacia China. Diario Correo del Perú. Recuperado de: http://diariocorreo.pe/ciudad/piel-de-burro-se-trafica-de-junin-hacia-china-595060/

Blog Transporte Animal (31 de enero de 2017) Interceptan 5.000 piezas de piel de burro, muy preciado en la medicina tradicional China. Recuperado de: http://transporteanimal.com/interceptan-piel-de-burro/

Chacín, H. (03 de junio de 2016). Matan a los burros para robarles la piel. Wayuunaiki. Recuperado de: http://www.wayuunaiki.com.ve/reportaje/matan-a-los-burros-para-robarles-la-piel/

The Donkey Sanctuary (2017) Bajo la piel. Recuperado de: https://www.thedonkeysanctuary.org.uk/sites/sanctuary/files/under_the_skin_report_spanish.pdf

El Economista. (31 de marzo de 2017). La última víctima de la especulación en China: el mercado de burros se abre a los futuros.  Recuperado de: http://www.eleconomista.es/mercados-cotizaciones/noticias/8260846/03/17/La-ultima-victima-de-la-especulacion-en-China-el-mercado-de-burros-se-abre-a-los-futuros.html

Laporte, J. (3 de abril de 2017). En finca de Astrea albergan a más de mil burros: Comunidad se alerta por el tema. Cacica Stereo. Recuperado de: http://www.cacicastereo.com/index.php?option=com_k2&view=item&id=10138:en-finca-de-astrea-albergan-a-mas-de-mil-burros-comunidad-se-alerta-por-el-tema&Itemid=560

Ortega, A. (18 de octubre de 2016) Exportación a China de 28 toneladas de piel de burro alerta al ICA, El Heraldo. https://www.elheraldo.co/local/exportacion-china-de-28-toneladas-de-piel-de-burro-alerta-al-ica-294839

Vidal L, Macarena. (07 de octubre de 2016). China importa millones de burros para usarlos en la medicina tradicional. El País, Animales. Recuperado de: http://economia.elpais.com/economia/2016/10/06/actualidad/1475775231_389146.html

Conozca las otras partes del Memorial:

 

Parte 1: El Burro, la jerga y algo más

  Parte 2: El Burro y su cotarro político

  Parte 3: El Burro y  el arte musical

 Parte 4: Las fiestas del amigo fiel

 Parte 5: El Burro, la guerra y la paz

Parte 6: Lo que me enseñó el burro

 *Deison  Dimas es Economista de Sampués Sucre. Investigador de CEPSCA. Correo Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.  Telefono: 301-7169043

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Formulario de Acceso

Redes Sociales

Asociados

Contador Visitas

Scroll to top