CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 22

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 21

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 20

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 19

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 18

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 17

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 16

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 15

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 14

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 13

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 12

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 11

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 10

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 9

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 8

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 7

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 6

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 5

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 4

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 3

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 2

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 1

TERRITORIOS: Rebolo, un barrio del Caribe con muchos homicidios

Por: Deison Luis Dimas Hoyos*.| 04 de Mayo de 2017

Rebolo es un barrio del Caribe que tiene memoria, herencia y aporte cultural. De hecho, este territorio situado en el sector sur oriental de la ciudad de Barranquilla, fue uno de los primeros barrios de la ciudad y se convirtió en el fortín de la cultura popular, la cuna del cantante Nelson Pinedo, Roberto Meléndez y otros personajes con mucho significado histórico. De igual manera, el estadero La 100, la esquina del sabor, la cultura ñera, la danza del Toro Grande, Radio Poste, la bola e’ trapo, son símbolos innatos de este sector. Adicional a esto, en este territorio nació el equipo de fútbol Junior de Barranquilla (El Juventud), ícono de los barranquilleros. No obstante, el panorama actual es complejo, pues Rebolo está asociado a inseguridad, de hecho, fue el barrio con mayor cantidad de homicidios en la región Caribe en 2016.

El barrio Rebolo colinda con los sectores San Roque (al occidente), El Boliche (Norte), La Luz y el terminal Marítimo (al oriente) y la Chinita (al Sur).

Fuente: Google maps

Cuando se asocia la inseguridad a un barrio se generan aspectos muy singulares, lo común es, categorizar a sus habitantes como peligrosos, así como, bautizar sectores bajo categorías estigmatizantes, caso concreto, ‘la esquina del miedo”, la calle 17 con carrera 30 ubicada en este barrio. Este estigma lógicamente repercute en una segregación territorial, que no solo ocurre en Barranquilla, también sucede en otras ciudades del país, y que permea un mensaje de miedo alrededor del territorio, alejando acciones de cambio, sesgando los análisis sobre la realidad y limitando todo a un sinnúmero de  especulaciones sobre las situaciones y sucesos luctuosos.

Estas categorías son reforzadas en ocasiones por la prensa, pues al conllevar el estigma a cuestas, la mayor parte de noticias relacionadas con el barrio son asociadas a sucesos judiciales (esto no quiere decir que no ocurran), desechando otros aspectos de importancia noticiosa a escala local. El titular influye mucho en la generación de estas categorías:

Imagen: Nube de palabras, noticias sobre Rebolo

Fuente: CEPSCA. Con base en los titulares de prensa radial y escrita 2016 y 2017 (hasta abril).

Analizando los titulares de dos medios de comunicación de la ciudad de Barranquilla (El Heraldo y Emisora Atlántico), se pudo observar la forma con la cual describen los principales sucesos ocurridos en Rebolo en el último año. En esencia, durante este periodo las palabras que más se repitieron fueron: barrio (descriptiva del territorio); tiros y bala (referencia a homicidios); años (referencia a la edad de las víctimas); matan y heridos (palabras asociadas al crimen); hombre, mujeres, menores, (referencia características de las víctimas).

La violencia en el barrio es repetitiva en el tiempo: tres titulares, en tres años distintos

Fuente: El Heraldo, búsqueda del día 21 de abril de 2017

La violencia en el barrio no es de ahora. Según, Jesús Osorio, líder comunitario, señaló que la génesis de muchos de los problemas de Rebolo tiene su origen en aquellos años de desplazamiento forzoso en los que miles de personas tuvieron que abandonar su tierra por la violencia, en las décadas de los 80 y 90. Muchos de estos desplazados se asentaron en las orillas del caño y se tomaron sectores como ‘Las Tablitas’, ‘El Golfo’, ‘La Zona Negra’, ‘Los Sauces’, ‘Los Tres Postes’, ‘Curvas Peligrosas’, ‘Matadero’, ‘Sal si Puedes y ‘Las Aguas Mansas. (El Heraldo, 28 de febrero de 2016)

Según el Observatorio del Programa Presidencial de Derechos Humanos y DIH (2005), las expresiones de la violencia en Barranquilla en los 90 repercutieron en el aumento de la tasa de homicidios por cada 100 mil habitantes entre los años 2000 y 2003 cuando pasó de 25 a 36.2, respectivamente. Según el Observatorio, este incremento de la violencia se ligó a la presencia de las Autodefensas AUC y su representación en el Bloque Norte (p.20)

Mientras tanto, otros grupos se permearon en ciertos espacios locales de la ciudad. La presencia de la delincuencia no es reciente. Existieron tradicionalmente organizaciones dedicadas a la llamada limpieza social. De la misma manera, se desarrollaron organizaciones delictivas dedicadas a los asaltos que se asentaron en barrios como El Rebolo o La Chinita y los sectores circunvecinos. (Observatorio DH y DIH, 2005)

Las pandillas, grupos de jóvenes considerados en riesgo o vulnerables, que se cree, solo disputan territorios a través de riñas callejeras, han sido la fuente de reclutamiento para los grupos armados y el crimen organizado, y han tenido un papel muy importante en la conformación de ejércitos de sicarios. Según un estudio de profesor Carlos Mario Perea (2007), en el año 2002 se identificaron 44 pandillas activas en la ciudad, la mayoría en la zona sur occidental de Barranquilla (p.2).

Diversas situaciones, entre ellas las sociales y económicas, hicieron confluir a esos grupos de pandillas a la delincuencia común y grupos de limpieza en los barrios populares, y convirtieron a estos sectores del sur occidente y sur oriente de la ciudad en el epicentro de las acciones del crimen organizado, algo que se enquistó con el pasar de los años.

En 2007 la permanencia de las estructuras criminales se tradujo en un incremento del homicidio y otros delitos. Según el estudio de Acero (2008) con datos de la Policía, Barranquilla registró en ese año 348 homicidios para una tasa  de 31 por cada 100.000 habitantes. De hecho, en ese año Rebolo fue el barrio con mayores homicidios en la ciudad (28 casos), y también, fue el territorio con mayores denuncias de lesiones personales y ocupó el primer lugar en cuanto a hurto de personas. (p.3)

Para inicios de la década en curso, el micro tráfico de drogas y el control territorial fue el epicentro asociado a la criminalidad en la ciudad. La disputa de territorios entre los Rastrojos, Paisas y Urabeños (bandas que se alimentaron en buena parte de jóvenes sin estudio y sin trabajo, desmovilizados y desempleados) repercutió en el aumento de homicidios y en una mutación de muchas bandas criminales dedicados a controlar sus zonas y a crear territorios vedados.

En materia de pandillas, para 2012 existían 109 grupos en la ciudad, 95 de ellos georreferenciados por el distrito, 33 en la localidad Metropolitana, 26 en Suroccidente y 22 en Suroriente. En Rebolo existían los Zona Negra, El Golfo, Los del Matadero, Rincón Latino y el Combo de la 29 (Alcaldía Barranquilla, 2012, p.12). Además, siguen operando muchas bandas delincuenciales, que a pesar de las capturas de sus máximos cabecillas en algunos casos, y de integrantes en manada, en otros, mantienen intactas sus estructuras de poder, por ejemplo: Los Panela (sindicados de cometer homicidios selectivos); Los Tremendos (homicidios, extorsiones y venta  de drogas); Los Brujos (dedicados al fleteo, micro tráfico y sicariato), Los 40 Negritos (micro tráfico y homicidios); Los 30-30 (homicidios, extorsión y tráfico de drogas), Los Venezolanos (fleteo, micro tráfico y sicariato), Los Charoles (Micro tráfico), Los del Chacal (extorsión); Los Papalopez (homicidios selectivos, descuartizamientos), los Berlinas (venta de drogas), Los Diablitos y Los Carambola. Así mismo se han identificado otras pandillas: Los pegantes, los JJ, los 55 de la 35 o los Modestos. Estos grupos tienen mucha injerencia en los barrios circunvecinos y en toda la localidad de suroriente, hay disputas del territorio, pero también hay control social, reclutamiento, presencia de mercados ilegales, tales como, extorsión, hurtos, trata de personas, homicidio, etc.

En los últimos siete años en Rebolo se han registrado 168 homicidios; ocupando así los primeros lugares dentro del Rankin de barrios con mayores homicidios en la ciudad. En 2016 registró una cantidad histórica de homicidios y fue el año con mayores crímenes en toda su historia.

Homicidios en el barrio El Rebolo, Barranquilla (2010- 2016)

Fuente: Policía Nacional (datos 2010- 2014). CEPSCA- ODCCaribe, datos 2015 y 2016.

Mapa1: Homicidios en Rebolo 2016

Fuente: CEPSCA- ODCCaribe

En cuanto a cifras, Rebolo registró 41 muertes violentas en 2016, que representaron un incremento de 146% respecto a la situación de 2015. Las cifras comparativas muestran que a pesar de que los homicidios a causa de riñas presentaron una significativa disminución, se percibió un aumento desproporcionado del crimen relacionado con el sicariato, forma de homicidio que por lo general es asociado a la presencia del crimen organizado en el territorio.

Mapa2: Homicidios en Rebolo, 2015 y 2016

Fuente: CEPSCA- ODCCaribe

Como se observa hay dos sectores que llaman la atención en materia de homicidios, que son: El sector El Golfo, caracterizado por presencia de pandillas y presencia del crimen organizado; y el sector, Los Tres Postes, donde se configuran bandas delincuenciales, grupos armados organizados y son afectados por grupos de pandillas de los sectores vecinos.

Las características de los homicidios en Rebolo en 2016 fueron las siguientes: el 82% de los casos fueron hombres, 93% de los homicidios se cometieron con arma de fuego, y 56% en actos de sicariato.

Respecto al sexo de las víctimas, hubo 7 casos de mujeres asesinadas en este barrio, de ellas cinco murieron a manos de sicarios, una por hurto y una por indicios de feminicidio.

Mapa3:Homicidos en Rebolo, dias de semana, 2016

Fuente: CEPSCA- ODCCaribe

Como complemento, el 39% de los homicidios en el barrio se cometieron el día domingo, mientras que el 22% lunes  y 10% martes. Esto quiere decir que aunque la mayoría de homicidios suceden el fin de semana, estos sucesos se prolongan a los primeros días de la semana. Ahora bien, en cuanto a los horarios de ocurrencia, el 49% de los casos sucedieron en el horario nocturno (6 p.m. a 11:50 p.m.)

Mapa4:Homicidos en Rebolo, horarios, 2016

Fuente: CEPSCA- ODCCaribe

El promedio de edad de las víctimas fue 21 años, sin embargo, discriminado por rangos etarios, se evidencia que el 44% de las víctimas tenia edades de 18- 28 años (jóvenes) y el 37% edades que oscilaban en el rango de 29 a 45 años. Como casos particulares, en el barrio fueron asesinados dos menores de edad de 15 a 16 años y tres adultos con edades mayores a los 60 años.

Según la lectura de los medios de prensa, de los 41 casos, el 68% de las víctimas residía en el mismo barrio, lo que evidencia que es un territorio donde suceden crímenes y las víctimas viven en el mismo sector. De hecho, el 49% de los hechos sucedieron en la calle, 37% en casas o residencias, 7% en establecimientos públicos, y 5% en locales comerciales.

Las medidas han sido inefectivas. En febrero de 2016 iniciaron los patrullajes del Ejército en Rebolo y otros barrios vecinos; en julio de ese mismo año se inauguró un CAI blindado en el sector de Los Tres Postes; y en octubre se implementó un plan desarme de pandillas. La pregunta es ¿por qué esto no funciona?

Para cambiar la situación las ideas abundan, mayor educación, mejores oportunidades, aprovechamiento tiempo libre, inversión social, mejoramiento integral de barrios, acercamiento institucional, mejores sistemas de justicia, etc. La solución no es sencilla ni de corto plazo, y la voluntad política y la transformación social es una imperiosa necesidad. Lo cierto es que un barrio con tantas bondades culturales no puede quedar a merced del crimen, más bien, debe ser un enclave para generar procesos de construcción de ciudadanía, hay que empezar por eliminar los estigmas y eliminar la violencia como práctica social.

Referencias

Acero, H. (2008). Violencia y delincuencia. Barranquilla, Diagnostico y Recomendaciones 8 de Agosto de 2008. Barranquilla, Colombia. Recuperado de: http://www.barranquilla.gov.co/documentos/Informe_web_2.pdf

Alcaldía de Barranquilla (2012). Intervención psicosocial a jóvenes en situación de riesgo pertenecientes  a pandillas en el distrito de Barranquilla. Fundación proceder siglo 21, Universidad del Atlántico y Universidad del Norte. Recuperado: www.barranquilla.gov.co/normatividad/decretos/doc_download/1885-

Observatorio DH y DIH (2005) Dinámica reciente de la violencia en Barranquilla. Vicepresidencia de la Republica, con el apoyo de USAID.- Recuperado de: http://historico.derechoshumanos.gov.co/Observatorio/Publicaciones/documents/2010/Estu_Regionales/barranquilla.pdf

Perea, C. (2007). Definición y Categorización de Pandillas. Organización de los Estados Americanos. Informe Colombia. Washington DC. Junio de 2017. Recuperado de: https://www.oas.org/dsp/documentos/pandillas/anexoii.colombia.pdf

Redacción (2016). Rebolo, entre la nostalgia del ayer y la violenta realidad de hoy.. (28 de febrero de 2016). El Heraldo, Sección Barranquilla. Recuperado de: https://www.elheraldo.co/barranquilla/rebolo-entre-la-nostalgia-del-ayer-y-la-violenta-realidad-de-hoy-245803

*Deison Dimas es economista de Sampués Sucre, Coordinador de Investigaciones de CEPSCA.- Contactos Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.">Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. Celular 310-7169043. el autor agradece los comentario del investigador de CEPSCA Guillermo Pallares

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Formulario de Acceso

Redes Sociales

Asociados

Contador Visitas

Scroll to top