CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 22

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 21

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 20

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 19

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 18

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 17

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 16

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 15

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 14

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 13

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 12

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 11

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 10

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 9

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 8

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 7

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 6

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 5

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 4

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 3

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 2

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 1

INFORME: Desarrollo, Hidroeléctricas y Asesinato de Líderes Sociales 2000- 2018

Parte I. México y el Plan Puebla Panamá

Por Deison Luis Dimas Hoyos. 23 de Junio de 2018

Alguna vez se han preguntado ¿si hay tantas represas hidroeléctricas por qué nos quejamos tanto del servicio de energía eléctrica? Parte de esta respuesta está, en que una cosa es cómo nos venden la idea de desarrollo, otra, cómo nos llega o beneficia eso que llaman desarrollo, y otra es, cómo nos manifestamos individual o colectivamente ante los efectos del desarrollo.

A propósito de este tema, la idea de los megaproyectos y la consolidación de mercados a gran escala se ha convertido en el caballo de batalla y el cliché que usan los países desarrollados para sacar de la pobreza a los países considerados como subdesarrollados. Sin embargo, dentro de estas lógicas de acumulación se generan otros mercados, entre ellos, los criminales, que a la luz pública son permisibles por los Estados, sirven al gran capital financiero y se traducen en graves violaciones del derecho a la vida (con este término incluyo, seres humanos, animales, plantas, ríos, mares). Según Héctor Mondragón (2010), “los megaproyectos que concentran grandes inversiones, especialmente obras de infraestructura, represas hidroeléctricas, interconexión eléctrica internacional, carreteras o canales, puertos y aeropuertos y grandes minas y explotaciones petroleras, se planifican y ejecutan dentro de la imposición de intereses y valores externos, visión que repite el etnocentrismo colonialista y el despojo. Esto conlleva en contra de las comunidades, a la desterritorialización e imposición del desplazamiento, sea por vías económicas o jurídicas o mediante la violencia abierta”.

En Colombia, los megaproyectos hidráulicos, de vías y autopistas y minería a gran escala han sido el motor de la economía nacional en los últimos años, entendida para algunos como un aumento porcentual del Producto Interno Bruto -PIB-. En paralelo, ante la imposición de grandes proyectos también han surgido conflictos con las comunidades y con el ecosistema, en un escenario que oculta intereses económicos de algunos grupos empresariales con enrome músculo financiero y un control geo-político y social de los recursos naturales. Este cripto-desarrollo, por llamarlo así, impone normas, reglas de juego, financia campañas políticas, co-gobierna y busca doblegar el sentir de las comunidades y socavar el buen vivir en los territorios.

Como diría la profesora Maria Luisa Eschenhagen (2001, Pag 7) el concepto de desarrollo está ligado a los conceptos básicos de la ciencia económica occidental, que, dentro de sus supuestos sobre las condiciones de supervivencia, adaptación y funcionamiento perfecto de la sociedad, han desplazado o eliminado las viejas visiones del mundo y ha conllevado a un objetivo único, el cual es la homogenización cultural.

Esta homogenización global se hace por diversas vías, una de ellas la del desarrollo económico. Para ejemplificar lo anterior, conozcamos lo que ha sido el Sistema de Interconexión Eléctrica para Centro América SIEPAC (Plan Puebla- Panamá o proyecto Mesoamérica), cuya integración a escala regional se ha dado a costa del despojo territorial, cultural y desmedro del modo de vida social de algunas comunidades. Entre sus prácticas comunes, amenazando, encarcelando y asesinando líderes y activistas ambientales, asesinando fauna y flora, desviando ríos, deforestando selvas, desmoronando montañas, entre otros aspectos.

Las hidroeléctricas y el PPP -Plan Puebla Panamá-

Si hay algo común en Latinoamérica es la forma de homogeneizar la explicación para un problema, y más, cuando ese problema va asociado a lo que llamamos los efectos del desarrollo o crecimiento económico, eufemísticamente llamados externalidades o simplemente son considerados efectos colaterales. De hecho, al vender un plan de amplia magnitud regional es necesario globalizar los mensajes, por ejemplo: ‘el proyecto será el de mayor beneficio para miles de familias’ ‘el impacto ambiental será minúsculo’; así mismo, ocurre al ocultar y desconocer los crímenes de los líderes sociales: ‘la muerte del señor fue por líos pasionales o líos de faldas’ ‘puede ser por sus vínculos con organizaciones ilegales’.

En el año 1991 varios presidentes de Centroamérica aprueban un mecanismo de cooperación llamado TUXTLA I- cuyo fin fue el de intensificar una nueva estrategia de desarrollo y de integración latinoamericana. Diez años después, en el acuerdo de San José, mediante una cumbre extraordinaria se pone en marcha el Plan Puebla – Panamá PPP, eje impulsor del desarrollo e integración regional, iniciativa mesoamericana de inversión. Entre muchos planes, estaba el de conectar los mercados de energía de la región y así proveer inversiones en el sector y reducir el precio de este servicio. La idea era construir hidroeléctricas y mini hidroeléctricas para el suministro masivo de energía en la región bajo el nombre de SIEPAC, iniciativa que en sus inicios trató de conectar el sector eléctrico de México y Guatemala. De hecho, bajo la sombra del discurso del desarrollo sostenible, organismos financieros multilaterales, menciónese aquí, Banco Mundial BM, Banco Centroamericano de Integración Económica BCIE, Banco Interamericano de Desarrollo BID, entre otros, organizan una bolsa de miles de millones de dólares para financiar este y otros proyectos.

De tantas reuniones, cumbres y cocteles, se fraguó un plan que buscaba facilitar la gestión sin fronteras y ejecución de proyectos orientados a la extracción de recursos naturales. El primer objetivo fue dominar el rio Lempa (El Salvador, Guatemala y Honduras) y el rio Sixaloa (Costa Rica y Panamá). Ver nota relacionada: Países del plan puebla panamá adoptan estrategia conjunta para apoyar desarrollo sostenible en región mesoamericana

En 2004, en la sexta cumbre en Managua se estableció la comisión de promoción y financiamiento del PPP conformada por: BID, DCIE, Banco de Desarrollo de América Latina -CAF- y el Instituto de Crédito Oficial -ICO- de España, coordinados todos por el BID. Dos años más tarde, en la VIII cumbre en Panamá, se informó sobre el inicio de la construcción de la infraestructura de interconexión México- Guatemala; además, se aceptó el ingreso de Colombia como miembro de pleno derecho al Plan Puebla Panamá; plan que se llamó desde 2008: ‘Proyecto de Integración y Desarrollo de Mesoamérica’ o ‘Proyecto Mesoamérica’.

Con Colombia en el organigrama, en 2009 se trató de avanzar en la interconexión eléctrica Panamá- Colombia (Consorcio interconexión ICP- conformado por Etesa e ISA), pero por falta de recursos por la crisis internacional la idea se aplazó. Sin embargo, se avanzó con la estandarización de normatividades, por ejemplo, el aprobar licencias ambientales con los mínimos requisitos, cuestión en la que Colombia era experto. Años más tarde el proyecto revive, y en 2015, en Guatemala, se instó a los gobiernos realizar obras de infraestructura – más represas, más vías 4G, modernizar puertos- que permitieran la integración de México y Colombia al mercado eléctrico regional. Se armonizaron los esquemas regulatorios que permitieran el flujo internacional de energía en los países de Centroamérica, República Dominicana, México y Colombia. Aquí LAS ACTAS

En últimas, se creó el marco de un gran mercado transfronterizo de energía eléctrica de 2.500 km de líneas de interconexión desde México hasta Colombia, involucrando 9 países; promoviendo construcciones de hidroeléctricas para la exportación energía para el sector turístico y minero; la extracción de recursos naturales con cero consultas a las comunidades; oídos sordos a los ríos y de espaldas a la naturaleza, y como veremos a continuación con más de 50 asesinatos de líderes sociales y defensores de los ríos.

En los territorios las comunidades se organizaron para oponerse a la construcción de las hidroeléctricas, mientras tanto, los Estados reprimían las protestas, se crearon ejércitos paraestatales que asesinaron a los líderes y defensores del territorio; y en últimas, primó la idea del desarrollo sobre el equilibrio ecológico de la naturaleza.

En los últimos 18 años en Centroamérica y Colombia más de 50 líderes defensores de los ríos y de la naturaleza fueron asesinados en su lucha contra la imposición de las represas en sus territorios. Los asesinatos se concentran en México, Guatemala, Honduras y Colombia, países pilares del famoso Plan Puebla Panamá. La situación por país es la siguiente:

MÉXICO, Plan Puebla...

Según un artículo publicado en mayo de 2011 por la organización SiPaz, México en los años 80’ era el país con el más alto índice de población desplazada por proyectos hidráulicos e hidroeléctricos a nivel mundial, en gran parte por considerar estos como base fundamental para su desarrollo económico. De hecho, si observamos el estado reciente de las cosas esta situación no ha variado mucho, pues la construcción de represas ha causado graves conflictos socio-ambientales y generado un ambiente de zozobra para las comunidades y los líderes sociales.

En el año 2015 el ingeniero Javier García de la Merced, subgerente de proyectos de la Comisión Federal de Electricidad -CFE-, afirmó que México contaba con una infraestructura hidráulica relevante, más de cinco mil represas, sin embargo, esta cantidad no era suficiente dada las necesidades de expansión de su desarrollo económico y algunas situaciones adversas en materia de costos y obsolescencia de la infraestructura; he aquí, la importancia estratégica del PPP- Plan Puebla Panamá-, pues subsana las necesidades locales en un escenario regional, promoviendo estos proyectos en otros países con la ayuda del gran capital financiero internacional, ávido del control de recursos naturales y en especial de las reservas hídricas en la región. La CFE, una empresa productiva del Estado ha sido el gran aliado del capital para construir más represas en México. Presentación El Futuro de las Presas CFE 2015

En este escenario, las cifras indican que en México el oponerse a estos proyectos hidroeléctricos ha costado la vida a diez defensores de la tierra y de los ríos desde el año 2000 hasta la fecha. Los proyectos Paso de La Reina, El Zapotillo, La Parota, El Naranjal, Picachos, El Cajón, entre otros, son los más cuestionados en materia de violación de derechos humanos, repitiendo así la historia de los años 50, cuando la construcción de estos grandes proyectos se cimentó en el desplazamiento de comunidades y el despojo territorial.

En el orden de los acontecimientos, en el año 2005 asesinaron a Jaime Bracamontes, abogado que asesoraba a las comunidades que se oponían a la represa El Cajón, inaugurada en 2007 y ubicada en el Estado de Nayarit sobre el Rio Santiago. Ese mismo año grupos armados asesinaron al líder Tomas Cruz Zamora, comunero que se opuso a la represa La Parota, proyecto que aún está en construcción y que busca controlar el rio Papagayo en el Estado de Guerrero, energía funcional para los grandes proyectos turísticos de la nación. La lucha contra La Parota también cobró la vida en 2006 de Eduardo Maya Manrique, activista del Consejo de Ejidos y Comunidades Opositoras a la Presa la Parota -CECOP-, sumándose también el homicidio del comunero Benito Cruz Jacinto, asesinado en Huamuchitos en 2007.

Posteriormente, en el año 2010 asesinaron a Carlos Zamora, hijo del dirigente del Consejo Indígena de Uxpanapa, Juan Pablo Zamora Bonilla, defensores de la comunidad de Chinantecos en Oaxaca, quienes lucharon contra el proyecto Cerro de Oro, hoy llamado Represa Miguel de la Madrid, a la que hoy se le sumará el proyecto de represa San Felipe Usila.

Tres años después el activista ambiental Noe Vasquez Ortiz fue asesinado por grupos armados por oponerse a la construcción de la represa El Naranjal en Veracruz (ríos Blanco y Metlac). Luego, en 2014 asesinaron a Octavio Atilano Román y Antonio Esteban Cruz, el primero se opuso al proyecto Picachos en Mazatlan, Sinaloa, represa que hoy está a la venta y que tiene a los pueblos de la zona de influencia sin indemnización y viviendo bajo el agua. Por su parte, Esteban Cruz, líder del movimiento Independiente Obrero MIOCUP, fue reconocido por defender a la comunidad de Cuahutapanaloyan, contra el proyecto Cuamono en el rio Apulco en la sierra norte entre Cuetzalan  y Ayotoxco, en Puebla.

El conflicto sigue vigente. Debido a la construcción de La Parota la población está dividida a favor y en contra. En 2015 los pobladores conformaron una policía comunitaria para defenderse de las represiones estatales y los constructores de la represa. En enero de este año un confuso tiroteo entre la policía comunitaria y algunos pobladores dejó como saldo ocho muertos, dos policías comunitarios y seis pobladores. La Policía Estatal incursionó y mató a 3 policías comunitarios. Nota: Enfrentamiento por represas en sur de México deja 11 muertos.

Este mismo año, en Puebla, asesinaron a Manuel Gaspar, miembro de MIOCUP, amenazado varias veces y férreo defensor de la comunidad ante la imposición de una subestación eléctrica de la CFE en Cuetzalan en Puebla, se oponía al Fracking y los proyectos de minería a cielo abierto. Así mismo, recientemente el 2 de junio asesinaron a Adrian Tihuilit en el municipio de Zacapoaxtla, entre Xilita y San Juan. Adrian, de origen indígena, vivía en la sierra Norte de Puebla y fue un líder que desde 2013 abanderó junto con otros pobladores de San Juan Tahitic la lucha contra una represa de la empresa Gaya en el rio Apulco. El conflicto sigue vigente. Nota: Asesinato de Manuel Gaspar

Referencias:

Actas de las cumbres en el marco del Tuxtla I: http://www.minex.gob.gt/Consulta_Doc.aspx?IdDoc=1410

Eschenhagen, María Luisa (2001). Argumentos para repensar el “desarrollo”. Publicado en la revista INNOVAR Revista de Ciencias Administrativas y Sociales. Universidad Nacional de Colombia. Enero- Junio 2001. N° 17 págs. 109-122.ISSN 0121-5051.

Mondragón, Héctor (2010). MEGAPROYECTOS. Cartilla de Formación N°2. Grupo de trabajo de agricultura y comercio. Alianza Social Continental GTAC-ASC. 1ª edición, Bogotá, Colombia.

*Deison Dimas es Economista de Sampués Sucre, Correo de contacto Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.">Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.">Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. 

CEPSCA, Investigación, Democracia y Desarrollo.

@ODCCaribe @CEPSCA

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Formulario de Acceso

Redes Sociales

Asociados

Contador Visitas

Scroll to top