CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 22

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 21

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 20

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 19

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 18

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 17

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 16

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 15

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 14

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 13

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 12

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 11

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 10

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 9

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 8

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 7

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 6

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 5

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 4

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 3

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 2

CEPSCA - Centro de Estudios Políticos y Socioculturales del Caribe - Foto 1

INFORME: Desarrollo, Hidroeléctricas y Asesinato de Líderes Sociales 2000- 2018. (Parte II)

Asesinato de líderes ambientales en Centroamérica

 Por: Deison Dimas Hoyos. 06 de Julio de 2018

El asesinato en 2016 de Bertha Cáceres, ganadora del Premio Goldman (Nobel Ambiental) volcó los ojos del mundo sobre los crímenes de líderes sociales y ambientales en Centroamérica; pues su muerte mostró la participación de varios actores de la sociedad en sucesivos hechos delictivos: Montajes judiciales, amenazas, represión, acción de paramilitares, empresas como autores intelectuales, revictimización, amenazas a familiares, atentados a familiares y omisión de los bancos extranjeros a los que solo les importa reproducir su capital. En este contexto, se circunscriben los asesinatos que han dejado la lucha contra las hidroeléctricas en Centroamérica. 

Guatemala

Hay tres proyectos hidroeléctricos que se relacionan con los 15 asesinatos de líderes ambientales en los últimos 18 años en este país, estos son: Hidro Santa Cruz, Hidro Santa Rita y los proyectos de Unión Fenosa. Los hechos asociados a esta confrontación van desde homicidios selectivos hasta la muerte en protestas y manifestaciones.

El proyecto Hidro Santa Cruz, realizado en el rio Q’am B’alam y con injerencia en territorios indígenas, contó con el patrocinio de empresas españolas como Ecoener Hidralia y cobró las vidas de los siguientes líderes: Andrés Francisco Miguel asesinado en 2012 en Santa Cruz de Barillas en Huehuetenango; Daniel Pedro Mateo, activista indígena y Pascual Pablo Francisco en Barillas en 2015. Tras ocho años de conflicto en 2016 la empresa Hidro Santa Cruz S.A se retira de la zona.

En esa misma línea de sucesión de hechos, los proyectos eléctricos de Unión Fenosa también generaron en su época fuertes enfrentamientos con las comunidades de Malacatan, en el departamento de San Marcos (frontera con México).  En una manifestación social en 2009 asesinaron a Víctor Gelvez dirigente del Frente de Resistencia en Defensa de los Recursos Naturales FRENA. Un año después asesinaron a la presidente del FRENA Evelinda Ramirez y a Octavio Roblero, cuñado de Víctor Gelvez. En 2011, la ‘Eléctrica’ fue vendida al fondo británico ACTIS.

Por otra parte, en las manifestaciones contra la represa Hidro Santa Rita, ubicada en el rio Dolores, se asocian también otras muertes. Tras las protestas en 2013 en Coban Alta Verapaz un trabajador de la represa disparó contra los manifestantes asesinando a los niños David Eduardo Pacay Maas y Hageo Isaac Guitz. El trabajador que disparó murió por linchamiento. Ese mismo año asesinaron a Carlos Hernández Mendoza líder del pueblo Ch´orti´ defensor de la comunidad contra la construcción de la represa Caparjá en Camotlán.

El 15 de agosto de 2014 en una protesta en Samococh mueren tres manifestantes por disparos de la Policía Nacional Civil PNC; estas personas fueron: Oscar Chen Quej, Luciano Cab Cujub y Sebastian Raax Caal. Homenaje a la memoria  y al retiro de Hidro Santa Rita S.A.

En 2014 también asesinaron a Víctor Huc Maas, dirigente del Frente Popular vinculado a las actividades contra Hidro Santa Rita S.A y en 2016 a Walter Manfredo Méndez Barrios, presidente y representante legal de la cooperativa “La Lucha”, del municipio Las Cruces, departamento de Petén, fundador y miembro de ACOFOP- Frente Petenero Contra las Represas.

Sin embargo, a pesar de algunas victorias legales de la comunidad, el conflicto sigue vigente y en enero de 2017 en una protesta pacífica contra la empresa Promoción y Desarrollo Hídricos (PDH) S.A. fue asesinado Sebastián Alonso Juan en Huehuetenango. Los hechos indican que un grupo de hombres armados dispararon contra la comunidad que protestaba por la construcción de la de las represas Pojon I, Pojon II y San Andrés.

Recientemente, AIDA- Asociación Interamericana para la Defensa del Medio Ambiente- presentó un escrito ante la Corte Suprema de Justicia de Guatemala respaldando las demandas interpuestas por la comunidad de Ixquisis, Huehuetenango, donde se evidencia que la construcción de la hidroeléctrica Pojon II (financiado por el BID Invest, filial del BID)  incumple todas las obligaciones  internacionales  en materia de medioambiente y derechos humanos, por tanto, este proyecto no representa ningún beneficio para las comunidades. AIDA respalda demanda de comunidades de Guatemala contra la represa Pojon II.

Honduras

Honduras fue catalogado en el informe de Global Witness de 2016 como el país más peligroso para los defensores del medio ambiente, de hecho, el asesinato de Bertha Cáceres, ganadora del premio Goldman en 2015 (Nobel Ambiental), mostró como la amanguala entre empresarios locales, gobierno, bancos y algunos medios de comunicación local promovieron un modelo de desarrollo de la mano del crimen para aplacar los movimientos sociales y asesinar activistas ambientales. Los proyectos Agua Zarca, Los Encinos, Aurora y Aguablanca, entre otros, están seriamente cuestionados por la muerte de varios líderes defensores de los ríos y sus territorios; primero se instalan, luego amenazan, desplazan comunidades (estéticamente evacuaciones) y si llegan a encontrar resistencia, asesinan.

El movimiento indígena Lenca Independiente de la Paz (MILPA) denunció que en 2015 fueron asesinados 20 dirigentes Lencas de Santa Helena, muertes que obedecen a un patrón de terror impuesto por testaferros, sicarios, alcaldes y terratenientes, con el fin de imponer hidroeléctricas. Las víctimas fueron:  Domingo Martínez y Juan Francisco Martínez Márquez hijo (estuvieron en huelga dos meses en Azacualpa oponiéndose a la hidroeléctrica sobre el rio Chinacla); Selvin Darío Orellana; Javier Vásquez (18) y Silvestre Manueles Gómez, quien apareció muerto flotando en las aguas del rio Chinacla, fue torturado y le cortaron sus órganos genitales. Ver comunicado

El proyecto Agua Zarca, en el rio Gualcarque (rio sagrado para las comunidades), asesinó en 2016 a Bertha Cáceres, líder Lenca, fundadora del Consejo Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas  de Honduras -COPINH-, con varias amenazas a cuestas y algunas capturas cimentadas en montajes. El proyecto Agua Zarca, de la empresa Desarrollos Energéticos DESA S.A, empezó a construirse desde 2006, patrocinado por CFI del Banco Mundial, Sinohydro de China y el Banco Holandés de desarrollo FMO.

Desde que inició el proyecto las comunidades se resistieron. En efecto, anterior al suceso luctuoso de Cáceres, primero fue asesinado Tomas García en 2013, luego Irene meza Williams, William Jacobo Rodríguez y Maicol Ariel Rodríguez García en 2014, y posteriormente, Moisés Duran en 2015.  

Las investigaciones concernientes al asesinato de Bertha Cáceres, hecho ampliamente difundido a nivel internacional, revelaron que dos directivos de DESA S.A. fueron los actores intelectuales del asesinato: Roberto Castillo, ingeniero eléctrico, presidente ejecutivo de la empresa, quien financió a los sicarios; y Ramon Rodríguez Orellana (Gerente de DESA). Además, también fueron capturados algunos exmilitares y militares.

Este conflicto sigue. En 2017, una de las hijas de Cáceres, Bertha Zúñiga Cáceres, al asumir el liderazgo del COPINH, sufrió un atentado; afortunadamente salió ilesa. Este año, la líder interpuso una demanda contra FMO -Banco Holandés de Desarrollo- por todo el apoyo financiero y moral del banco al proyecto. El fallo está en veremos.

A esta cadena de muerte se le suma el asesinato de Justo Soto en 2014 y Lesbia Urquía en 2016, líderes ambientales opositores a la represa La Aurora I del municipio de San José (Propiedad del esposo de la vicepresidenta del Congreso Nacional y diputada del Partido Nacional). La activista ambiental Lesbia Urquía, dirigente del COPINH, la asesinaron en Mata Mulas, cerca del botadero de basuras de Marcala, en la Paz.  

Otras muertes en Honduras por esta temática fueron la de los líderes Santos Alberto Rodríguez Benítez en 2012 (proyecto Aguablanca en Intibuca) y Pedro Pérez en 2014 (represa Las Minitas). El conflicto sigue.

El Salvador

En el año 2007 fue asesinado Gerson Alberto Albayero Granados de la Fundación Promotora de Cooperativas FUNPROCOOP, quien actuó contra la represa El Cimarrón ubicada en Chalatenango y con injerencia en el rio Lempa. El 21 de enero se denunció su desaparición luego de asistir a una reunión del Movimiento Nacional Anti-represas de El Salvador MONARES, en el municipio de Texistepeque. Cinco días después hallaron su cadáver con varias heridas de arma blanca. Ver Comunicado REDLAR

En 2009 el proyecto fue descartado por el gobierno nacional; según información de la prensa local, por altos costos y falta de permisos.

Ciudad de Panamá, Panamá

La represa Barro Blanco, la cual se encuentra sobre el rio Tabasara, empezó a construirse desde 2007 sin el consentimiento de las comunidades Ngäbe-Bugle, territorios que fueron inundados por el accionar de la represa. Las protestas contra el proyecto fueron constantes. En 2012, en una de las manifestaciones murió por disparos con arma de fuego el niño de 16 años Mauricio Méndez. Ese mismo año, en otra manifestación, también murió por disparos de arma de fuego Jerónimo Rodríguez Tugri. El proyecto fue construido por Generadora del Itsmo S.A. -GENISA- y fue patrocinado monetariamente por los bancos FMO de Holanda y DEG de Alemania.

Como represalias, GENISA demandó a varios líderes de Ngäbe-Bugle por retrasar la obra y provocar pérdidas financieras, sin embargo, en septiembre de 2017 un juez absolvió a los acusados: Manolo Miranda, Toribio García y Clementina Pérez.

El conflicto represas y comunidades, desde México hasta Panamá, dejó varias muertes, el conflicto sigue y Colombia será el próximo destino de esta entrega.

Leer Parte 1

*Deison Dimas es Economista de Sampués Sucre. Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla. 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Formulario de Acceso

Redes Sociales

Asociados

Contador Visitas

Scroll to top