El Banco de Perfiles Genético Colombiano: Una Herramienta Frente a la Desaparición Forzada

Por: Cristian Adir Cardona M l 08 de Septiembre de 2013

En noviembre de 2012 se dio a conocer a la opinión pública que el Estado colombiano contará con un banco genético por medio del cual se guardarán bajo cadena de custodia muestras de ADN de personas enterradas como NN´s en los diversos cementerios públicos y fosas comunes, para ser cruzada con los perfiles genéticos de familiares que han denunciado ante las instancias pertinentes la desaparición de un ser querido.

La experiencia latinoamericana en este sentido ha sido liderada por Argentina (a nivel global se destaca el caso de Bosnia-Herzegovina) que dentro del proceso realizado en marco del programa “nunca más” desarrollaron acciones de política pública en contra de la desaparición forzada como la creación en 1987 el Banco Nacional de Datos Genéticos. Aunque no se tienen datos oficiales del número de casos analizados en razón a lo dispuesto en el artículo noveno de la Ley 26.548 de 2009, ha tenido como consecuencia el desarrollo de procesos de justicia restaurativa para los familiares de las víctimas y afianzamiento de organizaciones no gubernamentales las cuales dentro del proceso de visibilización del fenómeno han obtenido resultados destacables en este campo y, por lo tanto, presenta una óptica apropiada sobre la cual debe girar la política pública en contra de este flagelo.

Pero, es pertinente anotar que Colombia ha estado en mora de la instalación y puesta en marcha del mismo; en primer lugar la Ley 1408 de 2010 en su artículo cuarto establece su creación y a la Fiscalía General de la Nación como su custodio, pasado casi 3 años sin que se encuentre en funcionamiento en los cuales, según información disponible del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses, a 28 de agosto de 2013 se han presentado 12.121 desapariciones. En segundo lugar, un aspecto interesante a destacar es la formulación, implementación y seguimiento del Banco y sobre todo su financiación puesto que el ejecutivo ha demostrado, tanto por el lado del Ministerio de Hacienda y Crédito Público como con el Departamento Nacional de Planeación, que la Rama Judicial no ha sido uno de sus principales banderas dentro del Gobierno actual, por ejemplo, los recursos insuficientes asignados a la misma con altas responsabilidades como la Ley de Justicia y Paz, Ley de víctimas por solamente citar algunos y limitándose sólo en mantener unas buenas relaciones con las altas cortes y postular personas idóneas para altos cargos de la Rama, como el caso del Fiscal General.

En tercer lugar, se encuentra el sostenimiento del banco. Según el Ministerio de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de Argentina, para el nuevo banco de datos genético se necesitó una inversión en infraestructura física (una nueva sede de tres pisos) y tecnológica (refrigeradores, mejoramiento de esquemas de seguridad de las muestras, entre otros) junto con los gastos de funcionamiento asociados a los 31 funcionarios con los cuales cuenta para estar al nivel de las necesidades existentes en el país del sur. Para el caso colombiano, dado que la Ley establece que la custodia del mismo es responsabilidad de la Fiscalía, el rol que juega la articulación de las áreas misionales como de apoyo en la entidad es fundamental junto con la concienciación de las instituciones que gestionan y aprueban el Presupuesto General de la Nación.

Por último es pertinente anotar que dentro de todo el proceso que conllevará la implementación y puesta en marcha del Banco Genético, lo que menos tendrá problema es el capital humano que integra los laboratorios genéticos estatales (Grupo Nacional de Genética Forense de Medicina Legal, Cuerpo Técnico de Investigación de la Fiscalía General de la Nación y la Dirección de Investigación Criminal e Interpol de la Policía Nacional) dada su experiencia en los diversos tipos de experticias como las certificaciones en calidad bajo las normas NTCGP 1000:2009 e ISO 17025:2005).

Ahora, para finalizar hay que dejar como precedente tres aspectos fundamentales. El primero radica en cómo será la articulación entre el Registro Nacional de Desaparecidos y el Banco de Perfiles Genéticos, toda vez que en la actualidad los laboratorios de genética del Estado preservan muestras para la identificación de personas y no está claramente definido el momento en el cual cambian de custodio. El segundo radica en la capacidad instalada que debe tener este Banco, para el caso argentino desde el fin de la dictadura a la actualidad el Banco Nacional de Datos Genéticos tiene alrededor de 10.000 muestras4 mientras que en la experiencia colombiana. sólo si se toma los reportes de desaparecidos entre el año 2.000 hasta la fecha, siendo susceptibles de captación de muestras, las cifras según información disponible del Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses a 28 de agosto de 2013, son 48.755 casos y por último, la experiencia internacional ha demostrado que los bancos de perfiles genéticos son una herramienta restaurativa que ha sido aplicada en post conflicto y dada nuestra realidad nacional en la cual el fenómeno infortunadamente sigue evolucionando, hace necesario que el aparato judicial sea lo suficientemente fuerte y robusto para dar cabida al volumen de información que estará bajo su cargo, ello con el fin de que los procesos asociados para su resolución bajo este marco sea lo más expedito, permitiendo alcanzar verdad, justicia y reparación de las víctimas.

 

-----------------------------------------------------------------------------------------------------

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Scroll to top